Videos de Goles del Debut de Forlan en Peñarol 3-1 a Wanderers
forlan en peñarol

La fiesta estuvo bárbara. Con fervor y fibra aurinegra, y hasta emotiva en algunos pasajes; pero detrás de ese escenario, Peñarol -y tal vez también su hinchada- esperaba ver algo, o al menos intuirlo, que le dejara alguna certeza, y por tanto una esperanza, acerca del nivel y las posibilidades del equipo armado ahora sí a gusto de su técnico, que ayer frente a Wanderers jugaba por primera y última vez antes de su debut del próximo fin de semana en el primer torneo de la temporada.

En eso, claro está, se incluía el rendimiento de Diego Forlán, que -por tratarse de una figura de su talla- se analiza aparte en la página 4, por más que no fuera posible separar totalmente la gravitación que pudiera tener ese desempeño individual sobre el del resto del cuadro.

Pues bien, en ese sentido, podría decirse que el saldo más gráfico fue el de la postal de los fuegos articiales que se elevaron al cielo enseguida que terminó el partido -y la fiesta- desde el corazón de la Ámsterdam.
Es que, con respecto a lo que había mostrado Peñarol contra el Málaga, hubo una diferencia que no sólo pasó por la gravitación de Forlán, que quedó expuesta en forma más palpable con su impactante definición del segundo gol, pero también en algunos pases y cambios de frente con los que dinamizó, clarificó y profundizó el tránsito desde el mediocampo y los tres cuartos de cancha hacia el ataque.

Ocurre que sobre la base de un cuadro que ayer jugó con línea de cuatro, Nandez como volante central de contención y Valverde y Aguiar más adelante a sus costados, mientras Zalayeta y Forlán se movían por detrás de Ifrán, al que se sumaban a la hora de intentar la llegada al área del equipo contrario, Peñarol con ese toque de distinción y practicidad que le dio Forlán a la ofensiva, fundamentó en la realidad su teórica idea de ser un equipo cuya esencia ha sido elaborada pensando en la fase de partido en la que los aurinegros tienen la pelota, más que en la otra donde el que la tiene es el adversario.

Una semana atrás, Peñarol no tuvo la pelota, y sufrió. Ayer sí, quizá porque Wanderers no es Málaga, pero también porque su alineación y el esquema utilizado le dieron herramientas más idóneas para jugar con esa filosofía de fútbol atacante; y de ese modo fue protagonista, llegó sin que el rival casi le llegara, y encendió una luz de esperanza, luminosa como la de los fuegos que cerraron la fiesta desde la Ámsterdam.

PEÑAROL 3-1 WANDERERS

Estadio Centenario

Peñarol: Gastón Guruceaga; Matías Aguirregaray, Carlos Valdez, Gonzalo Viera, Diogo (63′ Gianni Rodriguez); Federico Valverde (63′ Sebastián Piriz), Nahitan Nández (74′ Marcel Novick), Luis Aguiar; Marcelo Zalayeta (74′ Cristian Palacios), Diego Forlán (60′ Hernán Novick); y Diego Ifrán. DT: Pablo Bengoechea.

Wanderers: Leonardo Burián (45′ Federico Cristóforo), Alex Silva, Gastón Bueno, Emiliano Díaz, Maximiliano Olivera; Adrián Colombino, Diego Scotti; Leandro Paiva (45′ Rodrigo Rivero), Mathías Santos (45′ Danilo Peinado, 73′ Santiago Reymundez),Javier Cabrera; y Gastón Rodríguez. DT: Gastón Machado.

Goles: 10′ Luis Aguiar (P), 29′ Diego Forlán (P), 60′ Diego Forlán (P), 67′ Adrián Colombino (W)