el papa en el campo de concentracion nazi