El Obelisco de Buenos Aires se quedó sin punta