LA OTRA CARA DE LAS FIESTAS

LA OTRA CARA DE LAS FIESTAS

LA OTRA CARA DE LAS FIESTAS

Aunque esta es una época del año en que la familia y los amigos se juntan y se conectan, la soledad sigue siendo el pan de cada día para muchos. Kerstin Emerson, profesora clínica asistente de gerontología en el Colegio de Salud Pública de la Universidad de Georgia., EEUU, señala que la soledad es un grave problema de salud pública en ese país.

Cada vez hay más personas solas, y existen evidencias crecientes de que esto puede plantear unos riesgos significativos para la salud.

Casi un tercio de los estadounidenses mayores están solos, y la soledad crónica se ha vinculado con la enfermedad cardiaca, la hipertensión, la discapacidad, el declive mental, la depresión, un ingreso temprano en hogares de ancianos, y un aumento en las visitas a los médicos.

«La soledad es uno de los problemas de salud pública más urgentes a los que se enfrenta el país hoy en día», asegura Emerson.

«Estudios recientes han sugerido que la soledad es un factor de riesgo de muerte precoz comparable con fumar o con ser un alcohólico», advierte en un comunicado de prensa de la citada universidad, según recoge HealthDay News.

Y la soledad no se limita a las personas que viven solas.

«Las personas que están socialmente aisladas son más propensas a estar solas, pero las personas casadas también pueden estar solas, al igual que las personas de culturas muy orientadas a la familia o a la comunidad», asegura Emerson. «La soledad no discrimina».

Pero identificar a las personas que están solas puede resultar difícil.

«A diferencia de cosas como la diabetes, no podemos simplemente tomar una muestra de sangre y determinar la soledad. La única forma de medir la soledad es preguntar. Usualmente hacemos una serie de preguntas que son parte de escalas que miden la soledad», dice Emerson.

La soledad puede ser difícil de tratar porque sus causas y remedios varían de una persona a otra.

«Por naturaleza, la soledad es un tema personalizado, y cada solución es una solución individualizada», planta Emerson. «Hay terapias que pueden ayudar a las personas que necesitan ganar habilidades sociales. Hay servicios que ayudan a sacar a la persona de casa para que vaya a la iglesia o al centro local de personas mayores. Quizá un chat virtual satisfaga sus necesidades», añade.

«Durante la temporada de fiestas de fin de año, con frecuencia nos enfocamos en nosotros mismos y en las necesidades de nuestras propias familias, pero pensar en los demás que quizá solo necesiten un poco más de interacción (una llamada telefónica, un saludo rápido a un vecino) es de gran ayuda».

Entre las cosas que puede hacer para ayudar a reducir la soledad en su comunidad se incluyen: inscribir a los adultos mayores en clases sobre cómo usar redes sociales, o enseñarles usted mismo; ofrecer a sus parientes o vecinos mayores llevarlos regularmente a la iglesia, al gimnasio o a los centros de adultos mayores de la comunidad.

Deja un comentario GRACIAS:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario, Muchas Gracias:

A %d blogueros les gusta esto: