Imágenes de Día de Muertos

Las mejores

Imágenes de Día de Muertos

En un solo lugar para que puedas descargar y si es de tu agrado puedas compartir con amigos en las redes sociales.

Imágenes del día de la muerte Imágenes de Día de Muertos Imágenes de Día de Muertos Imágenes de Día de Muertos Imágenes de Día de Muertos Imágenes de Día de Muertos Imágenes de Día de Muertos Imágenes de Día de Muertos

¿POR QUÉ SE CELEBRA EL DÍA DE MUERTOS EN MÉXICO?

¿Por qué el Día de los Muertos? En verdad, hay que anunciar que esta festividad es producto de un sincretismo importante, de esa combinatoria un tanto conflictiva que ocasionó el acceso de Europa a territorios americanos (aunque ya es un error denominarlos así). Por lo tanto, esta festividad no escapa a ese fenómeno socio-cultural de gran impacto. Así como se puede afirmar que tanto aztecas como mayas creían en una suerte de propiedad o elemento anímico que sobrevivía a la muerte, los españoles católicos profesaban algo similar con las almas. Y no es casualidad que semejante costumbre eclosionara en una nación como México, acogedora en gran medida de todos estos sucesos y estas enormes civilizaciones que preexistieron las andanzas de Hernán Cortés.

Esta celebración, que tiene lugar entre el 1 y 2 de noviembre, ligada en gran medida con el Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos, declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, rompe en gran medida con la idea que la muerte debe ser despachada, ignorada, lamentada, espantada o cualquier otra actividad de tinte negativo. No, los muertos no desaparecen definitivamente, algo o mucho de ellos queda y, de manera ritualista y tradicional, se puede apelar a ellos para que acudan a nosotros. Los altares, en ese sentido, son elementos fundamentales para guiar al fenecido, complacerlo incluso con ornamentos, comida, bebidas, calaveras; todo bajo la exhibición de cosas que antiguamente fueron del exánime o su propia imagen en una fotografía de antaño.

Lo singular de esta creencia, por lo tanto, es que los muertos están presentes, que no se fueron irremediablemente y que el deber de los familiares es recordarlos. Tal vez como una suerte de resabio de anhelo de una posteridad el fenecido verdaderamente muere cuando ya no se lo rememora. Por otro lado, mucho de lo que se observa cuenta con un componente festivo o alegre, que puede chocar con lo que a priori se entiende como un evento luctuoso.

Naturalmente, no hay que dejar de lado que también hay componentes críticos, hasta nacionalistas en esta festividad, que no solo se observan a la hora de entenderla como una tradición por fuera de Halloween. En sí misma, las catrinas o las constantes imágenes de esqueletos, tuvieron como regla la crítica, en el período de Benito Juárez y posteriormente, de aquellos nativos que hacían caso omiso de sus costumbres y se europeizaban; por lo tanto, eran muertos vivientes. Incluso, hasta antropólogos que han estudiado al Día de los Muertos anuncian que no es tanta la influencia de los pueblos originarios la que se vislumbra, como practicas provenientes, por lo menos, desde la Europa medieval, por ende ya exteriores a las civilizaciones que antecedieron la conquista.

Deja un comentario GRACIAS:

Loading Facebook Comments ...

Add Comment