Imágenes para compartir gratis

Imágenes de salud, NOTICIAS

El mecanismo de control del sistema inmunitario

El mecanismo de control del sistema inmunitario

El mecanismo de control del sistema inmunitario

El mecanismo de “desarme” se encuentra en una de sus células más importantes, los neutrófilos, según describe un estudio.

Elsistema inmunitario Elsistema inmunitario tiene un mecanismo de «desarme» que evita que se descontrole y que está localizado en una de sus células más importantes, los neutrófilos, según describe un estudio que publica este lunes Nature Inmunology.

El trabajo, que firma un equipo del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), podría tener «importantes repercusiones» sobre algunas enfermedades como el infarto de miocardio, el ictus o los procesos inflamatorios agudos.

Ese mecanismo de control del sistema inmunitario se localiza internamente en una de las células más importantes del sistema inmunológico, los neutrófilos.

El sistema inmunitario defiende al organismo de los enemigos externos e internos y mientras funcione correctamente evita los ataques que sufrimos continuamente por parte de toda clase de organismos patógenos, y también los errores ‘internos’ que ocurren en nuestras células.

Sin embargo, este sistema es «una espada de doble filo», indica la CNIC en un comunicado, pues si las células que lo forman ejercen su función con exceso de celo pueden atacar en el momento o el lugar inapropiado, y con ello dañar nuestros tejidos sanos.

«El sistema inmune debe estar exquisitamente controlado», indica el investigador principal del informe Andrés Hidalgo, del CNIC, pues los fallos en los mecanismos de control están detrás de enfermedades humanas como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, autoinmunes y neurodegenerativas.

El artículo describe un nuevo sistema de control, localizado internamente en los neutrófilos, que son las primeras células inmunitarias que llegan al foco infeccioso o inflamatorio, con el objetivo de eliminar la agresión.

Los neutrófilos son muy destructores y si se activan en el momento o el lugar inadecuados, los mismos mecanismos que les sirven para eliminar a los patógenos invasores terminan dañando los tejidos sanos, indica el comunicado.

Deja un comentario, Muchas Gracias: