El cerebro femenino es más activo que el masculino, sugiere estudio

La investigación reveló ciertas particularidades del cerebro según el género.  El cerebro femenino

El cerebro femenino

Ciertos lugares comunes sugieren que las mujeres aman demasiado, lloran demasiado y piensan demasiado, alentadas por una cultura autoanalítica que las hace pasar horas dándole vueltas a todo lo que conforma su vida. «Las mujeres responden que no, que ya basta de esos lugares comunes. Esa manía de insistir que somos emotivas y rumiamos todo, ya da náuseas», expresa la reportera lusitana Ana Pago, en un artículo publicado por el periódico lisboeta Diário de Notícias.

 

Sin embargo, detrás de esos preconceptos habría algo de verdad, aunque no necesariamente tendría que ser algo malo para las mujeres. Así lo sugieren los resultados de la mayor investigación de imagen cerebral jamás realizada, y que fue fruto del trabajo de científicos de la Amen Clinics en California, Estados Unidos.

«Después de todo, las mujeres piensan realmente más que los hombres, no hay nada que hacer», añade la reportera.

«Este estudio es muy importante para percibir mejor las diferencias del cerebro basadas en el género, que son cuantificables y nos ayudan a comprender el riesgo asociado a enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, que es diferente en hombres y mujeres», adelanta el psiquiatra Daniel Amen, principal autor de la investigación, en declaraciones recogidas por The Guardian.

En la práctica, lo que los científicos descubrieron fue que los cerebros de las mujeres son significativamente más activos que los de los hombres, conclusión a la que arribaron después de analizar a fondo miles de scans de 119 voluntarios sanos y de más de 26 mil pacientes afectados por una serie de trastornos, como traumas diversos, enfermedad bipolar, esquizofrenia y trastorno de hiperactividad con déficit de atención.

Algo que explica, según los expertos en comportamiento y trastornos de carácter, que sean también ellas quienes demuestran mayores capacidades de empatía, intuición, colaboración y autocontrol en comparación con ellos que ellos (otro lugar común que se ha probado verdadero).

Al mismo tiempo, el riego de las zonas límbicas del cerebro las hace más vulnerables ante la depresión, ansiedad, insomnio, trastornos alimentarios y demencia. En cuanto a los hombres, parecen más propensos a sufrir de trastorno de déficit de atención e hiperactividad, además de problemas de conducta.

Deja un comentario GRACIAS:

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario, Muchas Gracias:

A %d blogueros les gusta esto: