La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 60/209 de fecha 22 de diciembre de 2005, proclamó el 20 de diciembre de cada año Día Internacional de la Solidaridad Humana, considerando que la solidaridad es uno de los valores fundamentales y universales en que deberían basarse las relaciones entre los pueblos.

Según destacan las Naciones Unidas, la solidaridad es un pilar central de la cooperación internacional. La globalización y la creciente interdependencia suponen un cambio en nuestra forma de cooperar. En un mundo globalizado se pueden presentar oportunidades para lograr un desarrollo económico y social más amplio y más rápido, pero es necesario que los beneficios de la globalización sean equitativos y estén guiados por el principio de solidaridad.

La solidaridad en el mundo

Los aspectos más conocidos de la solidaridad en el plano internacional son la asistencia, la ayuda al desarrollo y la cooperación. ¿Qué diferencias hay entre estos tres conceptos?:

  • Asistencia:es un primer paso en el logro de una sociedad verdaderamente solidaria. Mediante la asistencia, las personas con dificultad de acceso a servicios básicos (alimentación, educación, determinados bienes y servicios…) los consiguen de manera gratuita o a bajo precio. Aunque es necesaria en muchos casos y para garantizar un mínimo de equidad, algunos autores critican que las iniciativas basadas únicamente en la asistencia derivan en asistencialismo, y pueden provocar dependencia en los colectivos beneficiados por dichas ayudas.
  • Ayuda al desarrollo: es un paso más allá, en el que los gobiernos y organizaciones no se limitan a proveer asistencia, sino que además ayudan a sentar las bases para que las comunidades trabajen por su propio desarrollo. Una crítica a este planteamiento es que en ocasiones se basa casi sólo en el desarrollo económico, lo que puede llevar a contradicciones sociales y culturales.
  • Cooperación: sería el último peldaño en la escalera de la solidaridad. Se produce cuando las comunidades beneficiarias de ayuda participan en el proceso de desarrollo. Un aspecto clave de esta perspectiva es el empoderamiento de las comunidades vulnerables y la equiparación en dignidad y derechos de las comunidades desarrolladas y en desarrollo. Algunos autores van un paso más allá, afirmando que la meta de este proceso iría más allá de la cooperación y sería el “encuentro”. Desde esta perspectiva, las comunidades donantes y las beneficiarias tendrían un vínculo ético que transformaría a ambas.
  • Otro elemento importante de la solidaridad internacional es la acción humanitaria y de emergencias. Todos los años se producen catástrofes, ya sean naturales o causadas por conflictos armados. Las emergencias suelen provocar una ola de solidaridad en millones de personas, que contribuyen en la medida de sus posibilidades a financiar las operaciones de socorro de emergencias, recuperación y reconstrucción de las poblaciones afectadas. La acción humanitaria se basa en los siguientes principios: humanidad, imparcialidad, neutralidad y universalidad.

    Cita“Para la comunidad mundial, la ayuda es un mecanismo por medio del cual se expresa la solidaridad humana y se amplían las oportunidades. Sin importar si los motivos para la acción se fundan en consideraciones de derechos humanos, en valores religiosos o en sistemas éticos más amplios, la función de la ayuda en la eliminación de la pobreza generalizada, el hambre y las muertes infantiles posibles de evitar constituye un imperativo moral. (Informe sobre Desarrollo Humano, 2005).

    La solidaridad en nuestro día a día

    No es necesario participar directamente en las labores de desescombro tras un terremoto para poner en práctica nuestra solidaridad. Cada día se nos presentan oportunidades para ser solidarios con las personas que nos rodean. Un primer paso es ponernos en el lugar de otro e intentar entender sus problemas desde su perspectiva. A partir de ahí podremos apoyarle mejor, en la medida en que necesite nuestra ayuda.

  • Recuerda que la solidaridad es una forma de apoyo que se realiza desde la igualdad y teniendo en cuenta los principios básicos de justicia social e interdependencia: no somos mejores que otras personas por ser solidarios con ellos, ya que la solidaridad es recíproca. Al solidarizarnos formamos parte de los problemas de nuestro entorno y de sus soluciones. Cuando participamos de manera solidaria en la solución de un problema logramos que las cosas cambien, pero también cambiamos nosotros mismos.

dia mundial de la solidaridad img4d06530dc2380 da-internacional-de-la-solidaridad-humana-panam-20-de-diciembre-2013